iStock-960963490.jpg

LO QUE CREEMOS

Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley. - Proverbios 4:2

Creemos que la salvación del alma de cada ser humano viene a través de el arrepentimiento y fe en nuestro Señor Jesucristo (originalmente conocido como Yeshua) y que Su sacrificio redentor es lo suficiente para apaciguar la ira del Padre. A través de Su sangre somos justificados SIN las obras de la ley o nuestras propias buenas obras.

Creemos que el bautismo es un proceso de identificación con nuestro maestro Jesucristo. El bautismo es un sumergir completo bajo el agua y que hoy en día representa la muerte, sepultura y resurrección de Cristo (Mesías).

Creemos que las Escrituras son sagradas y necesarios para nuestras vidas espirituales. Las Escrituras que usamos y creemos inspirados y preservados para el mundo hispano es la Reina-Valera 1960 y en ingles la King James 1611. Aun que reconocemos que regresar al idioma original Hebreo o Griego es una gran ayuda para entender y vincular las Escrituras para mejor explicación y entendimiento.

Creemos que la iglesia es un grupo llamado aparte o afuera y la novia de Cristo. En esencia, un grupo salvo por la fe y gracia de Cristo (Mesías) e injertados en el olivo (Israel) que es el plan de Dios. No creemos que Dios tiene dos novias. Somos uno en Cristo, tanto judío y gentil (una barrera puesto por hombres religiosos). Somos responsables de escudriñar las Escrituras, buscar y hacer lo que agrade a Jehová nuestro Dios. Como parte de la iglesia (Kahal o ecclesia) de Dios, es nuestro trabajo predicar a un mundo perdido las buenas nuevas de Yeshua (Jesús), ser una luz a las naciones y enseñarles que guarden TODO lo que Dios mando Dentro del límite de los elementos proporcionados.

Rechazamos la enseñanza del dispensacionalismo.

Creemos que lo que hoy en día se llama la “cena del Señor” era y es la celebración de la Pascua, debido a que no hay mención de las palabras “cena del Señor” en los Evangelios y solo menciona pascua. Creemos que debemos celebrar la pascua una vez al año como iglesia el 14 de Nisán. No es comer de la pascua, porque Cristo (Mesías) es nuestra Pascua. Sino celebrar la pascua en memoria de Yeshua (Jesús) siendo nuestra pascua. Cristo dijo “haz esto en memoria de Mi”.

Creemos que tenemos que mantenernos humildes y dispuestos a cambiar cuando se nos confronta con la verdad. Creemos que religión nos ha hecho orgullosos, de tal manera que ya no somos enseñables.

Entendemos que ha muchas creencias sobre la tribulación de los últimos días. En general hay Pre-tribulación, Mitad-tribulación, Post-tribulación, y Pre ira- tribulación. Aunque todo esto tiene algo de verdad, subscribamos a Post-tribulación y antes la ira de Dios. Reservamos el derecho de estar equivocados, sin embargo, creemos que Dios va hacer lo que va hacer no importando sí creo Post, Mitad o Pre. Así que, creemos que tenemos que vivir hoy para Dios y lo demás callará en su lugar.

Creemos que “Jehová uno es”. Él es el único Dios y no hay otro fuera de Él. Él es omnipotente y omnisciente. Él es tan grande que ni los cielos de los cielos lo puede contener, sin embargo, tan pequeño que mora en mí. Creemos que él se manifiesta en 3 personas como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Lo que se conoce hoy en día como la Trinidad.

Dios es la Palabra y Él es Uno (Deut 6:4)

Dios (Jehová) creó todas las cosas por la Palabra y toda la creación está sujeta a la Palabra.

En el jardín todo era bueno hasta que el hombre violó una instrucción de Jehová y así el pecado entró en el mundo.

El pecado se define como transgresión de la ley (instrucciones) de Dios. (I Juan 3:4)

Toda la Escritura (Palabra) es instrucciones en justicia. (II Tim 3:16)

Toda la Escritura (Palabra) sigue siendo verdadera y nada ha sido abrogada. (Mateo 5:17-19)

La ley de Dios (Torá) es simplemente Sus instrucciones para todos los hombres y en específico para Su pueblo.

El pecado infectó y afectó a toda la creación, en el sentido de que toda la creación fue introducida a la maldición. Esa maldición del pecado es el castigo de la muerte. Pablo también enseña esto como la ley del pecado y de muerte, la misma ley según la cual los creyentes ya no están bajo, a través la gracia por la fe. (Romanos 8:2)

Yeshua (Jesús) llegó como el Verbo se hizo carne, y practicó perfectamente las instrucciones de Jehová (Torá).

Jehová (יהוה / Dios) es la Palabra y la Palabra se hizo carne como Yeshua  (Jesús).

La plenitud de Dios mora en Yeshua (Jesús).

Creemos que Yeshua (Jesús) fue enviado por el Padre y practicó la Palabra de Dios a la perfección, siendo así el Hijo de Dios y la misma imagen o reflejo del Padre.

En este Yeshua (Jesús) cumplió dos propósitos de venir, que era (1) ser un profeta como Moisés y enseñarnos (en lugar de destruir) la interpretación correcta (cumplir con el significado) de la ley de Jehová y (2) calificarlo a Sí mismo como el sacrificio perfecto (sin pecado) por nuestros pecados y anular la ley del pecado y la muerte, al aceptar el castigo de nuestro pecado en nuestro nombre.

Yeshua básicamente significa "salvación" en hebreo. A través de transliteraciones del arameo / hebreo al griego, del latín al inglés antiguo y al inglés moderno, a menudo se lo conoce como Jesús. Debido a esto, la desafortunada realidad es que muchos no conocen su nombre o el significado de su nombre. Es nuestra preferencia usar su nombre real que lleva su significado intencionado de "Jehová es la salvación". No nos ofendemos ante el nombre transcrito de Jesús. Lo mismo se aplica para Dios (Elohim). יהוה (Jehová) es el nombre que se nos da en Su Palabra como el nombre de Dios. Es nuestra preferencia usar Su nombre como también lo fue la preferencia de יהוה de usar Su nombre en la Palabra de Dios.

El sacrificio de Yeshua (Jesús) es el único medio de salvación de la ley del pecado y la muerte.

La salvación es solo por gracia a través de la fe.

Creemos que el Espíritu Santo lleva a las personas a seguir Su Palabra.

La fe es una transformación interna (deseo) de corazón para comprometerse, confiar y creer en Su Palabra (Jehová) y la Palabra hecha carne (Yeshua-Jesús), en lugar de poner nuestra fe y confianza en nosotros mismos y en el mundo.

Creemos que si realmente crees, confías y te entregas (fe) en la Palabra, todo lo que creas (interior) se manifestará en tu comportamiento (exterior).


Una exitosa transformación interna de nuestro corazón (deseo) como fe siempre se manifestará exteriormente como obediencia a la Palabra (Jehová). Por lo tanto, somos obedientes DEBIDO a nuestra FE que conduce a la salvación, y no al revés. Creemos que la fe sin obras está muerta (la fe no es real sin obras como nuestra EVIDENCIA de nuestra fe). Creemos que su pueblo es obediente a su palabra debido a la salvación, no para ganar la salvación.

Creemos que Yeshua (Jesús) debe ser nuestro ejemplo sobre cómo caminar la Palabra, en lugar de usar a Yeshua (Jesús) como una excusa para declarar que parte de la Palabra se destruye o se anula.

En nuestra fe, todos fallamos ocasionalmente (pecado) en nuestro camino, sin embargo, estamos cubiertos por la gracia en todos estos casos. Un verdadero creyente buscará y se deleitará constantemente en la obediencia y tratará evitara la desobediencia.


Nuestra obediencia (no pecando) a su ley es recompensada como bendiciones. Nuestras coronas y recompensas en el Juicio del gran trono blanco relacionarán directamente con nuestra práctica y obediencia a Su Palabra.

La gracia de Jehová es evidencia de su amor por nosotros.

Debemos amar a Dios (Jehová) con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza, y lo hacemos buscando y guardando Sus mandamientos. El Espíritu Santo se deposita en los creyentes en la fe a través de la gracia para hacernos caminar en obediencia a la ley y enseñarnos todas las cosas en Su Palabra. (I Juan 2:3-6)

Nuestra obediencia es la evidencia y sustancia de nuestra fe.

Creemos que un creyente debe enfocarse en el amor de Jehová por nosotros (gracia), pero que un creyente (en respuesta) también debe enfocarse en amar a Jehová de vuelta (obediencia).

Otro propósito de Yeshúa (Jesús) era comenzar a llamar a las 10 tribus dispersas de Israel que se divorciaron (Jeremías 3:8), se dispersaron y se convirtieron en gentiles. (Mateo 15:24)

Yeshua (Jesús) volverá a reinar como rey por 1000 años.

Creemos que Yeshua (Jesús) nació de una virgen, murió y resucitó para vivir el plan de salvación del Padre para su pueblo.

NOTA. Esto no es una explicación exhaustiva de lo que creemos sino solamente una lista de los puntos.